En toda lavandería de blancos, sin importar si se procesan prendas de hotelería, hospital, uniformes, mantelería, etc. la ruptura o rasgado de blancos es uno de los mayores problemas que podemos enfrentar.

Lo primero que tenemos que identificar es si la ruptura es esporádica o es un problema constante que esta afectando nuestros blancos. Si es esporádica, no hay mucho que podamos hacer, pero si es un problema constante tenemos que buscar las siguientes respuestas para poder encontrar una solución:

  1. ¿En qué tipo de prenda esta el problema? ¿Está presente en todas las prendas o solamente en las sabanas?
  2. ¿Cómo es la ruptura? Es importante conocer si esta en conjunto con una mancha, si tiene forma de “L”, si es un conjunto de pequeños puntos, etc.
  3. ¿En qué momento se nos reporta la aparición de la ruptura? ¿Al clasificar la ropa sucia? ¿al pasar entre lavadora y secadora? ¿al terminar el secado? ¿Al doblar? ¿Al vestir?

Para este artículo vamos a clasificar las rupturas en 3 grandes grupos: Toallas, sábanas y mantelería. Para poder detallar cada tipo de ruptura más común y sus principales causas.

No hay texto alternativo para esta imagen

TOALLAS

  • La ruptura más común es la presente en los extremos en forma de deshilachado. Esta ruptura es causada por desgaste de los textiles. Si se presenta muy pronto en la vida útil de las toallas significa que estamos desgastando la felpa con un exceso de producto químico o un neutralizado deficiente. Se sugiere contactar a su proveedor de productos químicos.
  • Pequeñas rupturas en forma circular y agrupadas. Son causadas por una dosificación de producto químico deficiente. Se recomienda retrasar la introducción de producto químico en su lavadora, aumentar el nivel de agua al momento de la dosificación o cambiar el tipo de producto empleado.
  • Ruptura en forma de línea recta. Normalmente son causadas por un filo, normalmente metálico. Tenemos que encontrar el punto donde se estén rasgando. Se recomienda descartar los carritos transportadores de ropa, los colgadores en baños o en lavandería que puedan tener “picos” donde se este produciendo la rasgadura.
  • Ruptura con marcas negras. La forma puede variar, pero la marca negra nos indica que se arrastró y fue tallada por las ruedas del carro transportador. Se recomienda capacitar a personal tanto de lavandería como de camaritas para evitar estas rupturas.
  • Ruptura gradual en forma irregular, con tonos amarillos. Refleja un desgaste químico marcado por exceso de Cloro o agente oxidante. Se recomienda contactar a su proveedor de productos químicos.
  • Ruptura irregular con marcas en tonos rojizos. Refleja un tallado con un objeto metálico oxidado. Se recomienda buscar en la zona de baños coladeras o tornillos en mal estado.
No hay texto alternativo para esta imagen

SABANAS Y FUNDAS

  • La ruptura más común se presenta como una transparencia que se acaba por convertir en una ruptura o rasgadura que puede llegar a abarcar toda la zona traslucida afectada. Este tipo de rupturas es causada por desgaste de las fibras textiles. Si se presenta muy pronto en la vida útil de las sabanas significa que estamos desgastando la tela con un exceso de producto químico o un neutralizado deficiente. Se sugiere contactar a su proveedor de productos químicos.
  • Pequeñas rupturas en forma circular y agrupadas. Son causadas por una dosificación de producto químico deficiente. Se recomienda retrasar la introducción de producto químico en su lavadora, aumentar el nivel de agua al momento de la dosificación o cambiar el tipo de producto empleado.
  • Rupturas en forma de “L”, normalmente en un extremo de la sabana. Son causadas por dos principales causas: Un gran porcentaje de los casos son causadas por un estiramiento muy fuerte al momento de tender las camas y meter la sabana bajo el colchón, o por la fricción de la base de la cama y la sabana. Otra de las principales causas es la fricción de las uñas de los pies de quien duerme en la cama. En la hotelería una solución sencilla es no apretar muy fuerte la sabana al momento de tender ya sea por un costado o por el fondo del colchón, para que al momento de que se presente la “fricción” quede liberada la sabana y con ello se libere la misma. Es importante también revisar las bases de las camas o el box para que no presente superficies ásperas o puntiagudas.
  • Ruptura en forma de línea recta. Normalmente son causadas por un filo, normalmente metálico. Tenemos que encontrar el punto donde se estén rasgando. Se recomienda descartar los carritos transportadores de ropa, los colgadores en baños o en lavandería que puedan tener “picos” donde se este produciendo la rasgadura.
  • Ruptura con marcas negras. La forma puede variar, pero la marca negra nos indica que se arrastró y fue tallada por las ruedas del carro transportador. Se recomienda capacitar a personal tanto de lavandería como de camaritas para evitar estas rupturas.
  • Ruptura gradual en forma irregular, con tonos amarillos. Refleja un desgaste químico marcado por exceso de Cloro o agente oxidante. Se recomienda contactar a su proveedor de productos químicos.
  • Ruptura circular con rastros de quemadura. Cada vez es menos común, pero es causada por cigarrillos en la cama. No existe una solución real, pero al calcular el costo adicional por la habitación de fumadores debemos de considerar que porcentaje es necesario aumentar para cubrir este costo.
  • Rasgadura por tallado en forma irregular. Puede ser causada por una alimentación deficiente en nuestro mangle. Es necesario revisar que no estemos quemando nuestras sabanas al planchar a un exceso de temperatura o con muy poca humedad residual en los blancos.
No hay texto alternativo para esta imagen

MANTELERIA

  • La ruptura más común son las rasgaduras por arrastre. Son causadas por una mala costumbre de emplear un mantel como costal para transportar más fácilmente los otros, y arrastrarlos por el piso. Carritos transportadores de ropa que puedan entrar a los salones o restaurantes son la solución más sencilla.
  • Ruptura circular con rastros de quemadura. Cada vez es menos común, pero es causada por cigarrillos de los comensales. No existe una solución real si permitimos fumar en nuestro salón o restaurante, pero al calcular el costo a ofrecer debemos de considerar la merma que vamos a sufrir al permitir fumar.
  • Ruptura en forma de línea recta, con apariencia punteada. Es causada por la cuchillería. La solución más sencilla es emplear un bajo plato o una segunda servilleta para colocar los cubiertos y evitar que se arrastre el cuchillo por el mantel.
  • Ruptura en forma de línea recta. Normalmente son causadas por un filo, normalmente metálico. Tenemos que encontrar el punto donde se estén rasgando. Se recomienda descartar los carritos transportadores de ropa, los colgadores en baños o en lavandería que puedan tener “picos” donde se este produciendo la rasgadura.
  • Rasgaduras en forma irregular en el centro del mantel. Normalmente son causadas por los centros de mesa. Se recomienda emplear una base para el centro de mesa, que sea lisa. otra recomendación es apoyarnos con nuestro personal para mayores cuidados al desmontar las mesas.
  • Pequeñas rupturas en forma circular y agrupadas. Son causadas por una dosificación de producto químico deficiente. Se recomienda retrasar la introducción de producto químico en su lavadora, aumentar el nivel de agua al momento de la dosificación o cambiar el tipo de producto empleado.
  • La ruptura de forma irregular con transparencia característica, que se acaba por convertir en una ruptura o rasgadura que puede llegar a abarcar toda la zona traslucida afectada. Este tipo de rupturas es causada por desgaste de las fibras textiles. Si se presenta muy pronto en la vida útil de sus manteles significa que estamos desgastando la tela con un exceso de producto químico o un neutralizado deficiente. Se sugiere contactar a su proveedor de productos químicos.
  • Rasgadura por tallado en forma irregular. Puede ser causada por una alimentación deficiente en nuestro mangle. Es necesario revisar que no estemos quemando nuestras sabanas al planchar a un exceso de temperatura o con muy poca humedad residual en los blancos.

Finalmente existe la posibilidad de que la ruptura de cualquier prenda sea causada por los equipos de su lavandería. Es importante mantener la supervisión para poder identificar lo antes posible en que máquina pueda estar sucediendo y buscar apoyo con su proveedor de equipos para eliminar el problema. No es lo más común, pero puede suceder.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *